23.1.09

Lustro.

(Play)

Hace 5 años que estoy acá.

Dividida entre dos mundos, sientiéndome más parte de uno que del otro a medida que pasa el tiempo.
Desde el principio supe que no había marcha atrás. Y mientras conocía más y más gente y hacía más y más planes, supe que a partir de ahora este era mi lugar.
No me queda otra. No podría volver ni aunque quisiera. No soy parte de eso, ya no.
Y aunque forma parte de quien soy, de mi identidad, de mi manera de pensar, de mi manera de vivir la vida, no es parte de mi presente.
La distancia no se hizo más llevadera. Simplemente, dejé de pensar en ella. Pero cada día tengo 10 razones para querer estar ahí.
Desde que llegué, allá hubo nacimientos, muertes, relaciones, operaciones de cirugía estética, mudanzas, rupturas, viajes, cambios.
Desde que llegué, hubo relaciones, mudanzas, rupturas, viajes, crecimiento, cambios.

Maduré acá. Maduré al dejar todo. Al crear todo de nuevo. Al perder parte de lo que era (incluída mi capacidad para hablar en público). Al relacionarme con el sexo opuesto. Al romperme el corazón. Al conocer maneras tan distintas de pensar. Al acostarme con alguien por primera vez. Al irme a vivir sola. Al empezar mi propia vida. Al descubrir cómo navegar en estos mares.
Cambié.
Hace 5 años estaba llena de dudas, de temores, de anhelos, de inseguridad. Ahora tengo algunas dudas menos, algunas certezas más, algunos sueños y planes, menos inseguridad, más timidez.
Aprendí que la familia es lo único que siempre está, queramos o no.
Que no siempre se mantienen todas las amistades, pero que son ellas las que nos llevan de un cambio a otro y no dejan que caigamos en el camino.
Que amar es algo que debemos hacer, sin importar las consecuencias, dejando que nos cambie cada vez.
Que abarcarlo todo es imposible, y es preferible ir poco a poco, poco a poco.

En los últimos 5 años conocí personas maravillosas, otras que no tanto. Viví noches de locura, de pasión, de risas, de llanto. Viajé, sola o acompañada. Me volví más dueña de mí misma. Senté las bases para lo que seré.
Porque esto, señores, no se ha acabado.

1 comentario:

  1. Pues has aprendido alguna cosa que yo aún no he terminado de aprender xD

    No llores tu pérdida. En su lugar, enorgullécete de tu riqueza :-)

    Piensa que Argentina no ha desaparecido de tu vida. Al contrario, tú llevas algo de Argentina al resto del mundo. Es un trocito de tí, es parte de tu vida, es parte de cómo eres. Qué mejor forma de llevarla contigo, que convirtiéndote en parte de quien eres, ¿no?

    ResponderEliminar