16.1.09

Boys and girls.

Vivo con un chico.
Tras tres años negándome, vivo con un chico.
Un chico que no se va, que no puede irse, porque no es mío.
Vivo con el novio de mi compañera de piso.
Y es un encanto, de verdad. Es gracioso, atento, ayuda en la casa, abre los botes con la tapa dura, baja las cosas que están altas, se encarga de ciertas tareas como cerrar la puerta por las noches, es caballeroso, me presta su portátil, nos resuelve dudas, se ofrece a hacer un montón de cosas.
Pero es un chico.
Es un chico. Masculino. Hombre.
Por lo que no puedo salir de mi habitación a medio vestir para buscar nada que esté fuera.
Tengo que controlar la transparencia de mis piyamas.
Me siento incómoda si estoy en albornoz delante de él (no por él, sino por su novia).
Es un chico. Masculino. Hombre.
Es un chico que nos escucha hablar sobre otros chicos, sobre su atractivo, sobre cosas que los hombres no nos deberían escuchar hablar.
Es un chico que siempre siento que está de visita, que en el fondo espero que se vaya algún día, un chico delante del cual no estoy nunca del todo cómoda.
Es un chico que se está transformando en chica a cada paso.
Es un chicochica en potencia.
Y no sé qué pienso al respecto.

4 comentarios:

  1. yo vivo con dos y no pasa nada extraño O_o

    ResponderEliminar
  2. Cuanto antes se dé cuenta el chico-chica de que para sobrevivir en tu entorno tiene que ser chica, mejor. La mejor táctica de entrenamiento es ponerle Sexo en Nueva York una noche tras otra.

    ResponderEliminar
  3. Y no bastaría con ponerle la etiqueta de "es como un hermano para mí"? =) XDDDDD

    ResponderEliminar
  4. lo mas importante:

    ESTA BUENO??

    Porque si lo esta, houston, tenemos un problema

    ResponderEliminar