29.10.08

3 días después.

No era sólo que estaba sonriendo y acostada.
La voz me salía rara, artificial, porque estaba rara.
Estaba rara porque me moría por decirte "te quiero".

Pero temía que no hubiese un "yo también".

1 comentario:

  1. Y quieres decirlo, y no se te ocurre nada mejor para expresar en voz alta, pero por otra parte sabes que no debes, que esas dos palabras pueden romper la magia...

    ResponderEliminar