3.4.09

Tiny, little, sweet scars.

Tengo la cara interna de las rodillas rugosa. Como si tuviese miles de cascaritas invisibles. Desarrollé la costumbre de tocármelas compulsivamente.
Ahora que todos los moratones desaparecieron, es lo único que queda en mí que dice que todo eso fue real.

2 comentarios:

  1. Jajajajaja pero qué te ha hecho xD

    ResponderEliminar
  2. Esta vez no lo sé ni yo.

    Pero vamos, cuando te quedes sin marcas, pásate a por un par más que por mí encantado:D

    ResponderEliminar