24.3.09

Anti-higiene.

Al entrar a la ducha, lo supe.
Todo se había terminado de verdad.
Porque una vez que estuviese debajo del agua, todos sus rastros se perderían.
Ya no tendría olor a sal en la piel.
Ya no tendría epiteliales suyas.
Ni saliva.
Ni nada.
Estaría sola en una ducha gigante, viendo cómo se pierden por el desagüe todo rastro físico de su existencia en mí.

7 comentarios:

  1. Bueno, me gusta pensar que te he dejado algo más que epiteliales, saliva, olor a sal y moratones :P

    ResponderEliminar
  2. Pero si ya sabemos quien es el maromooo, que hace ahora de anonimo????

    ResponderEliminar
  3. Jo, en serio *.*
    No es que me alegre, porque no. Pero como estás en mi misma situación, pues ahora leerte es en primera persona para mí.

    Yo también siento que me quedo aún más desnuda cuando me ducho después de haber estado con él.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Porque es el blog de Ann y son sus reglas: ella usa pseudónimos y yo también. ¿Qué más da?

    Vamos, partía de que ya sabíais quién soy. Y tampoco es como si fuera algo de lo que avergonzarse, más bien al contrario.

    (Por cierto, ahora que lo vuelvo a leer, la verdad es que epiteliales, olor a mar y saliva en tu piel no era una mala cosa que ser xD)

    ResponderEliminar
  7. Me hace mucha gracia que precisamente un anónimo cuestione que alguien no quiera poner su nombre.
    Y la palabra "maromo".

    Y que escriba como Chicomar hace que sonría un montón. Y él lo sabe.
    Así que lo hace porque sabe que me hace feliz.










    Y, bonito, sos mucho más que eso.
    Pero es lo que dice la preciosa Eva: estoy más desnuda ahora.

    ResponderEliminar