26.2.11

Bon voyage.

Mañana, una de mis mejores amigas parte hacia Francia a trabajar de enfermera durante un año.
Fue algo sorpresivo, que se decidió hoy a las 9 de la mañana, y que nos descolocó a todos.
Pensábamos que teníamos más tiempo, que llegaríamos a Carnavales juntos.
Hoy también me enteré que otras dos grandes amigas mías se van a Escocia e Italia el curso que viene de Erasmus.
Y no puedo con todo eso.
Porque no sólo yo estaré sola y encerrada ahora que no van a estar ninguna de las tres, si no que esto es el principio del fin.
De ahora en más será más difícil vernos, estaremos más repartidos por el país y el mundo, nuestras vacaciones ya no coincidirán, dejaremos de ser quienes somos.
Durante estos últimos cinco años, sabíamos que íbamos a estar todos juntos en Navidades, Semana Santa y el verano (aunque últimamente coincidíamos todos sólo una semana o dos).
Ahora no.
Ahora hay contratos de trabajo, más aeropuertos y menos autobuses, más kilómetros, más fronteras, más distancia.
Se acabaron las piscinas, las noches de zumos y risas, las noches de alcohol y risas, los viajes semi-improvisados a través de Extremadura, las fiestas en los campos, nuestra idea de sobrevivir sólo nosotros, alejados de todos, en nuestra mini-comuna autosuficiente.
Sólo nos quedarán una o dos veces al año, intentar hacer como que no estamos incómodos y ver la vida de los demás a la distancia: rupturas, relaciones, viajes, mudanzas, trabajos, bodas, hijos.

La vida sigue.
No me gusta que la vida siga.

4 comentarios:

  1. Ayer vi en desmotivaciones.es o un sitio de estos un cartelito que ponía "No importa si el tiempo vuela, porque tú eres el piloto".

    ¿Cómo dices que no te gusta que la vida siga si en este blog hay más de una y más de dos entradas sobre lo que frustra sentirse estancado y querer que la vida avance?

    ResponderEliminar
  2. Debería aclarar que no me gusta que la vida siga sin mí.
    Y una cosa es avanzar, y otra perder a mis amigos, que es lo que a la larga pasará.

    ResponderEliminar
  3. Crece. No se puede estar eternamente cobijada debajo de un paraguas.

    Hay que crecer y hacerlo es algo genial, porque pase lo que pase, siempre puedes elegir. Así que está en tus manos :)

    ResponderEliminar
  4. Como si yo estoy en Groenlandia y tú en Sudáfrica... que no vamos a dejar de ser amigas chati! Igual hay que hacer más esfuerzo a la hora de quedar, para que nos venga bien a todos, pero si realmente le importas a alguien, no cuesta hacer ese esfuerzo. Un besote enorme! Yo también te quiero!

    ResponderEliminar