21.1.11

Off.

Acabo de volver de pasar una semana en Lausanne (Suiza), disfrutando de la Erasmus que nunca tuve ni tendré.
Estuve en un país extraño, con unas costumbres rarísimas, unos horarios diminutos, un idioma que no entiendo. Me relacioné con gente de todo el mundo, todos ellos músicos, siendo una especie de observador imparcial, alguien que mira todo desde fuera pero que realmente no importa.
Estar lejos de mi familia, mis amigos, mi pareja, el país que adopté como propio, mi idioma, mis calles, mis códigos comunes, comunicándome en un idioma que no era ni el mío ni el suyo, ajustándome a nuevas maneras de vivir, hizo que me diese cuenta más que nunca que tengo que salir de acá.
Salir de esto, de estas calles, de esta ciudad, de este país.
Alejarme, coger perspectiva, reencontrarme, cambiar.
No soy de ningún lado y por eso puedo ser de todos, por eso necesito ser de todos.

Me aterroriza que este año termine.
Me aterroriza alejarme de esta rutina de clases y trabajos, de prácticas y enseñanza, de adquirir conocimiento que ya apenas me interesa adquirir. De este circo que es la Universidad, mi Universidad, mi facultad, mi clase. De esta ciudad que fue mi ciudad durante cinco años, de estas rutinas, estos viajes en bus, estas compras, cinco años en el mismo supermercado, con los mismos cajeros, con la misma gente en sus colas, con sus mismos productos.
Me aterroriza alejarme de lo conocido y enfrentarme al futuro que ni sé si existe, pero lo necesito.
Necesito tener retos, necesito alejarme de esta conformidad que se instaló en mí con 23 años, alejarme de lo que yo misma creé para mí. Dejar de ser quien dije que soy durante todo este tiempo, ver si en realidad no soy otra, no quiero otras cosas.

"No has estudiado una carrera para..." Quizás sí. Quizás he estudiado esta carrera porque me gusta, porque era lo único que me interesaba y no me llevaba directa a la enseñanza, porque me gusta vivir en este mundo, aunque sepa que es casi imposible ser parte de este mundo. Así que quizás sí estudié esta carrera para trabajar de dependienta, para cuidar los hijos de otros en un país extranjero, para viajar lo que pueda, para no establecerme nunca.
Quizás debería intentar no pensar en lo que se supone que debería hacer con mi título una vez que termine, no pensar en buscar trabajo "en el sector", no montar nada con amigos, no matarme por entrar en algún canal de televisión de los que actualmente hablo mal, porque quizás mi felicidad no está en eso.
Quizás lo mío es otra cosa. Quizás lo mío sólo es huir, pero mirando atrás.
Quizás esta es la enfermedad de mi generación: empezar cosas que nunca terminamos, terminar cosas sólo porque es lo que tenemos que hacer, hacer la escala "bachillerato, Selectividad, carrera, trabajo, piso, familia" y sonreír mientras tanto porque eso es lo que nos dijeron que era lo correcto, lo que cualquiera desearía.
Quizás sólo necesito un año.

Un año. Otro país. Pensar. Decidir.
O quizás sólo escapar.

3 comentarios:

  1. No soy quién para decirte lo que tienes que hacer. Pero sí que te puedo decir que dentro de un año vas a estar igual, pero un año más vieja.

    Tu problema no es que acabes la carrera (siempre hay un horror vacui al respecto, pero se supera, te lo digo yo xD) es que hay cosas de tu vida que no te gustan y que llevan demasiado tiempo ahí por simple inercia. Y como no les des la patada pronto, te van a comer.

    Pon en una balanza qué es lo que tienes y qué es lo que REALMENTE quieres. Y vete a por ello.

    Eres joven, eres guapa, estás sana, no tienes cargas. No sé de qué te lamentas si la solución a tus problemas está en TU mano.

    ResponderEliminar
  2. (Si lo dice Insomne, no lo tengo que decir yo).

    Yo creo que se hace el camino al andar. Si no sabes qué hacer, descúbrelo por ensayo y error. No tengas prisa por descubrir qué va a ser de tu vida, pero tampoco te sientes a intentar adivinarlo. Verás como va saliendo :)

    ResponderEliminar
  3. Pues yo sí que te voy a decir que si piensas así deberías escapar, aunque solo sea un año. Porque incluso aunque descubras que fue una mala idea, y que lo que quieres de verdad es "bachillerato, selectividad, carrera, trabajo, piso, familia" (es decir, el peor de los casos), invertir un año en que no estés el resto de tu vida preguntándote qué hubiera pasado me parece una buena inversión.

    ResponderEliminar