22.11.10

Dejar de ser.

Hace tiempo escribí que lo que más miedo me daba era perder los recuerdos.
Por eso escribo todo, clasifico todo, fecho todo. Para poder recordar mi vida y quién fui, porque sin recuerdos no soy nadie.

A mi abuela le acaban de diagnosticar Alzheimer.

10 comentarios:

  1. Lo siento mucho, de verdad :S Creo que es la peor enfermedad que existe precisamente por lo que dijiste tú...

    ResponderEliminar
  2. Lo siento mucho :/ Mi abuela no tiene eso, pero está senil, y ver que no te reconoce es horrible.

    Yo empiezo a darme cuenta de que he perdido muchos recuerdos y me jode no haber tomado fotos, ni nada. Por mucho que duelan, algunas fotos tienen que ser guardadas.

    ResponderEliminar
  3. Ánimo y a mirar adelante! Te recomiendo un libro "los artistas de la memoria". La vida está llena de sinrazones.....Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Gracias a los tres.

    Los recuerdos son parte importante de mi vida. Es lo que me hace escribir esto, lo que me hace escribir diarios, lo que me hace guardar todo compulsivamente.
    No quiero olvidar lo que fui, ni lo que soy.

    Y podría hacerlo en algún momento.

    ResponderEliminar
  5. Lo siento mucho. Dos de mis abuelos tienen la enfermedad (mi abuelo paterno y mi abuela materna), así que conozco bien lo que se pasa. En cierto modo, es como si ya estuvieran muertos. Siguen de cuerpo presente, pero ya no son las personas que conociste. No reconocen a nadie, no saben en dónde ni cuándo están, no pueden hacer nada sin alguien al lado. Y es muy duro verlo a diario.

    Está muy bien lo que haces de anotar todo. Yo nunca fui mucho de diarios o de hacer fotos de todo. Ni siquiera a día de hoy soy mucho de hacer fotos (en el fotolog ponía fotos de todo menos de mí mismo, casi xD). Durante muchos años pensaba: "bah, ¿para qué quiero fotos? Ya tengo la memoria." Y no es así. Ahora intento recordar muchas cosas de mi juventud, o incluso tan sólo de hace unos pocos años y apenas me acuerdo. Siempre he pensado que no recordar tu propio pasado es algo muy triste. ¡Lo has vivido y no lo recuerdas! Entonces, ¿de qué vale la pena vivir las cosas, si luego no las puedes recordar?

    Sin embargo, en mi adolescencia dibujaba cómics que solían estar protagonizados por mis amigos, y con el paso del tiempo se han convertido en una especie de diario de mi juventud. Releyéndolos me vienen un montón de cosas de las que ya no me acordaba. A día de hoy, el almacenaje de emails y las conversaciones de MSN me ayuda a confeccionar esa especie de recopilación virtual de mi biografía.

    ResponderEliminar
  6. Yo hago lo mismo, tengo todo guardado en el ordenador para poder hacer una línea de tiempo virtual. El problema con el blog es que a través de los años no siempre recuerdo por qué escribí esas cosas.

    Mi abuela por ahora está bien, sólo un poco desorientada de vez en cuando. Pero no quiero ni pensar en cuando llegue a peor.

    ResponderEliminar
  7. Se ve que lo de ser críptica a veces juega en tu contra también.

    ResponderEliminar
  8. Pues sí, y me acordé de vos al darme cuenta de eso.

    ResponderEliminar
  9. Madre mía. Lo siento, Ana, lo siento un montón :(

    ResponderEliminar
  10. No hay problema.
    La cosa se pone complicada por momentos, pero intento no pensar demasiado en el tema.

    (Tardé en descubrir quién eras)

    ResponderEliminar