29.1.10

A tale of another city.

En medio de esta vorágine (adoro esa palabra) de eventos y decisiones, me encuentro de golpe con un nuevo evento y una decisión que ya está tomada.
Algo que llevo esperando varios meses, y por fin está listo para empezar.
Algo que me da más mariposas en el estómago que nadie, además de una sensación de vértigo comparable a cuando pienso en mi vida dentro de 18 meses.
Porque se trata de eso en definitiva, de mi futuro.
Y tengo que completar ese horrible formulario lleno de tonterías, además de explicar por qué quiero hacerlo.
Pero las razones, las razones reales, son demasiado personales y sentimentales como para explicárselas a un burócrata al que no le importa nada de eso.

Con todos ustedes, en petit comité, las verdaderas razones:
◙ Cuando sentís que pertenecés a un lugar, no podés dejarlo ir tan fácilmente. Y más cuando sos una persona que no siente un lugar como propio desde el primer momento desde hace seis años.
◙ La comida. Por dios, la comida.
◙ Las Sumolletas. Técnicamente comida, pero merecen una categoría aparte.
◙ La historia. Mi historia.
◙ Las personitas que me hacen sonreír cada día, y a las que podré ver más de 2 veces al año.
◙ Chicomar.
◙ Vivir en una verdadera ciudad de estudiantes. No una ciudad con universidad, no. Una ciudad universitaria.
◙ Los paisajes. El clima.
◙ Alejarme de todos los malos recuerdos que tengo en esta ciudad.
◙ Estar a 900 km de mi familia y amigos. Hace que aprecie más a los primeros, y que logre alejarme de los que no me hacen bien de los segundos.
◙ Poder ser más yo. Sin condiciones históricas.
◙ Tener más opciones de futuro. Vivir más futuribles.
◙ ¿Crema de orujo? Sí, probablemente sea una razón tan válida como cualquiera. (Fdo: La Alcohólica que Hay en Mí)

Quizás me la den.
Quizás pase de verdad.
Y entonces empezarán los quebraderos de cabeza sobre matriculaciones, planes de estudio, becas, vuelos, buscar piso, firmar papeles a diestro y siniestro...
Pero eso es otra historia que contaré en su momento.

6 comentarios:

  1. Pues aquí te esperamos, señorita. Con kilos de galletas!

    ResponderEliminar
  2. Ya cruzaremos ese puente cuando... ¿cómo era? :P

    ResponderEliminar
  3. Como ves, las galletas son la razón número 3 ^^

    Cuando lleguemos, cuando lleguemos. Por eso no me preocupo mucho por ahora.
    (Por ahora, ya tendrán que aguantarme)

    ResponderEliminar
  4. Varias cosas:

    1. Sé perfectamente a qué te refieres respecto a nuestros queridos amigos ¬¬

    2. Iré a visitarte :)

    3. Incluso cabe la posibilidad de que estemos cerca. Como una vez termine el máster no tengo destino... Tendré que buscarme uno!

    4. Fijo que te lo pasas pipa!

    5. Nada más, era para que quedase más "simétrico"... Besetes chati!

    ResponderEliminar
  5. Jajajaja. Ya ni me acordaba. Y... ¿ya os conoceis?

    Donde andas, que hace tiempo que no te veo...

    ResponderEliminar