16.11.09

Vos sos mi Tío Bueno.

Me parece increíble ver por la televisión la puerta del Ayuntamiento donde esperábamos el autobús mientras miraba las fotos de tu móvil, aterida de frío pero cálida por dentro.

Recuerdo la noche en la que creamos el pájaro-avión, yo con un portátil ajeno, metida dentro de la cama, buscando albatros y aviones. Las pocas horas de sueño. Siempre pocas horas.

Mordisqueo un trozo de emmental y me acuerdo de esa noche en la que no cené porque estaba muy ocupada hablando con vos por el móvil, y lo único que comí fue un trozo de queso. Puedo oler mi antiguo piso, mi antigua habitación, y escucharte a vos en mi oído.

A veces parece que seguís acá.
A veces, nunca me fui de tu lado.

Pero lo hice. Lo hice y seguís a la distancia, como siempre.
Salvo que ahora no te tengo. Te tengo pero no te tengo, te tengo menos que antes y no es igual.
Me muero porque me beses, por escuchar tu voz, por ducharnos juntos, porque me mires en una habitación llena de gente y darme cuenta de que estás ahí para mí, por mí.

2 comentarios:

  1. Es curioso como a veces dormir es la mayor pérdida de tiempo del mundo y otras es lo único que se puede hacer que no sea una pérdida de tiempo xDDDDD

    ¿Tienes una imagen de ese pájaro-avión?

    ResponderEliminar
  2. No sé si mandarlo todavía, cuando acabe de pensarlo te diré :D

    ResponderEliminar