27.5.09

Sobre por qué no escribo.

He encontrado cierta estabilidad.
Por eso paso menos por acá.
No es que me haya sucedido nada terrible o maravilloso que me impida venir, no. Siempre me pasan cosas terribles o maravillosas (y a veces terribles y maravillosas) y estoy acá.

Mi vida sigue siendo un caos. Pero con un punto fijo. Y ese punto fijo es el que me tranquiliza y me escucha y al que puedo contarle todo: cosas buenas, malas, nimias.
Y ahora, en vez de vomitarlo todo acá para que él lo lea, se lo cuento.

Lo que quiero decir, señores, es que ya no los necesito.



(Lo que no significa que vaya a abandonarlos ni mucho menos)

4 comentarios:

  1. Eso está extremadamente bien, aunque salga yo perjudicada porque me gusta leerte.
    A mí me pasa algo parecido. Estabilidad con Toni significa no saber (o tener de) qué escribir.
    Desequilibrio con Toni significa borbotones de palabras.
    ;*

    ResponderEliminar
  2. ¡Ha! ¡Jodeos todos! :D

    (Así que cuando escribas mucho, empiezo a preocuparme, ¿no?)

    ResponderEliminar
  3. No necesariamente.
    Eso significará que ya no sos Movistar y no puedo hablar con vos todas las noches.

    ResponderEliminar
  4. Lo que ha dicho Ecasper tiene mucho sentido. Cuando en mi vida todo era inestable, las palabras me salían a borbotones y rellenaba libretas con pensamientos a la velocidad de la luz (lástima de no tener un blog por entonces xD).

    Desde que la estabilidad reina en mi vida, ya no se me ocurre de qué escribir.

    Afortunado Chicomar, por poder disfrutar de tu verbo más que el resto de tus lectores xD

    ResponderEliminar