12.11.08

Ex.

Aunque en realidad no lo quieras.
Aunque no pienses en eso.
En el fondo siempre está esa idea, agazapada, esperando para asaltarte apenas estés lo suficientemente cerca como para olerlo.

Son sólo unos segundos, pero eso activa la memoria y...

4 comentarios:

  1. Para mí es sencillo. Busco personas que me quieran tanto como me quiero yo a mí misma. Es horriblemente egocéntrico pero funciona muy bien. El concepto de amor no me preocupa, siguiendo esa regla no me ha faltado nunca; me preocupa mucho más el concepto de sexo, ya que determina funcionalmente mis relaciones con el "él", el "ella" y el otro en general (no de una manera ninfomaníaca, no me entiendas mal, jaja).

    ResponderEliminar
  2. ... y *boom*.

    Eso de "te he olvidado" es una mentira como la copa de un pino. Siempre se recuerda, aunque sea muy poco. Incluso a los que quedaron muy atrás. Incluso a los que odias.

    ResponderEliminar
  3. Siento mucho aparecer en todas partes.
    Pero es que eres interesante.

    ResponderEliminar
  4. Yo no sé cómo lo hago, pero sí olvido. No me afecta ninguna referencia sensorial, y si me asalta de repente algún hecho pasado, me deja indiferente; como mucho, con una divertida curiosidad. Supongo que lo que llevo a cabo cuando termino definitivamente con una persona es como una quimioterapia emocional: se lleva los recuerdos buenos, pero también los malos.

    ResponderEliminar